1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://depresion.about.com/od/historiasreales/tp/Diez-Personajes-Hist-Oricos-Que-Sufrieron-De-Depresi-On.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Diez personajes históricos que sufrieron de depresión

Lograron grandes metas a pesar de padecer la enfermedad

De

Son muchos los casos de personajes históricos que a pesar de padecer depresión fueron capaces de grandes logros. Tanto es así que el griego Aristóteles estaba convencido de que la mayoría de personajes relevantes tenían este problema. "¿Por qué razón todos aquellos que han sido hombres excepcionales en lo que concierne a la filosofía, la ciencia del Estado, la poesía o las artes son manifiestamente melancólicos?", escribía el filósofo en su obra "Problema XXX".

Este hecho tiene una explicación científica. Cuando alguien está deprimido tiende a encerrarse en sí mismo, y sufre trastornos de sueño y apetito, asociados a esta enfermedad. Cualquier mínima mejoría provoca que el individuo se comporte de forma exaltada, y también que se entusiasme por nuevos proyectos.

Posiblemente han sido muchos más los personajes históricos afectados de los que se conocen. El problema estriba en que prácticamente hasta hace unas décadas se conocía bastante poco sobre este desorden, de forma que muchos de ellos murieron sin saber a ciencia cierta que lo sufrían.

1. Vincent Van Gogh

Getty Images

Supone un excelente ejemplo de que se pueden realizar grandes obras pese a sufrir de depresión el caso del pintor holandés Vincent Van Gogh, que por esta causa fue ingresado en un hospital psiquiátrico. Por desgracia, “El Loco del Pelo Rojo” empeoró cada vez más, hasta el punto de que se suicidó a los 37 años disparándose en el pecho. "La tristeza durará para siempre", fueron sus últimas palabras.

2. Abraham Lincoln

Getty Images

Su estado anímico no le impidió convertirse en una emblemática figura de la Guerra de Secesión. Ahora su efigie aparece en los billetes de 5 dólares. Por lo visto, la depresión que sufría fue un factor determinante de su éxito. Así lo asegura Joshua Shek, autor del libro “La melancolía de Lincoln: cómo la depresión desafió a un presidente y le impulsó hacia la grandeza”. Según el texto, el mandatario "estaba destinado a llevar una pesada carga, pero ese don propiciaba la intensidad y la sabiduría”. Al parecer, se convirtió en un melancólico en 1826, tras enamorarse de Ann Rutledge, joven rubia con ojos azules de New Salem que desgraciadamente murió de tifus.

3. Ernst Hemingway

Getty Images

Al final de su vida, en 1960, sufrió una tremenda depresión que intentó mitigar sometiéndose a sesiones de electrochoque, porque en la época se pensaba que ayudaría a combatir esta dolencia. Los efectos fueron terribles, ya que la terapia le causó pérdidas de memoria, que le impedían seguir escribiendo e influyeron en que tomara la terrible decisión de suicidarse el 2 de julio de 1961. Siempre había convivido con la tristeza. “Escribir al mejor nivel supone una vida solitaria. Organizaciones para escritores mitigan la soledad del escritor, pero dudo que mejoren su escritura”, había dicho en su discurso de aceptación del premio Nobel.

4. Claude Monet

Museo d'Orsay

Icono del impresionismo francés, se vio aquejado por esta dolencia, sobre todo tras el fallecimiento en 1909 de Alice, su segunda esposa. Intentó ocultarle su estado a todo el mundo y mitigar sus males pintando, pero al año siguiente empeoró por su progresiva pérdida de visión, ya que también sufría cataratas en ambos ojos.

5. Ludwig van Beethoven

Stadt Bonn

El genial compositor padeció a lo largo de su vida fuertes dolores de cabeza y de las articulaciones. Además, tenía un temperamento irritable, y sufría terribles ataques de desesperación. Plasmó su insoportable estado melancólico en la Novena Sinfonía, una de las mejores composiciones de todos los tiempos, calificada por Wagner precisamente como “la cosa más triste jamás dicha con notas”. Según sus biógrafos, si el alemán hubiera estado sano muy posiblemente jamás habría llegado a escribirla.

6. Winston Churchill

Getty Images

Llegó a ganar el Premio Nobel (incomprensiblemente en la categoría de Literatura), a pesar de ser maniaco depresivo. El Primer Ministro británico que inspiró a sus compatriotas para superar las penurias de la Segunda Guerra Mundial, trataba de mantenerse ocupado al máximo, y de hecho eran famosas sus maratonianas jornadas de trabajo, que solían durar desde las 8 de la mañana hasta las 2 de la madrugada. Mientras su mente estaba atareada, no le invadían pensamientos oscuros y suicidas.

7. Felipe V de España

Museo del Prado

Apodado El Animoso por su vehemencia a la hora de dirigir a las tropas y por su fulgor sexual, el que fuera monarca de España entre 1700 y 1724, pasaba la mayor parte del tiempo desanimado, cada vez más con el paso de los años. La tristeza del que fue el primer rey de la Casa de Borbón en España sólo menguaba levemente gracias a la encantadora voz de Farinelli, el famoso eunuco cantante de ópera, al que colmó de parabienes.

8. Virginia Woolf

Museo Virginia Woolf

El caso de la que fuera una de las escritoras más relevantes del siglo XX ha sido ampliamente estudiado en tesis doctorales. Psicólogos y psiquiatras consideran que documentó su estado mental a lo largo de su obra, por lo que sus escritos resultan muy útiles para entender cómo se vive desde dentro esta dolencia. Se da la paradoja de que en 1949, sólo 8 años después de su suicidio, se descubrió la utilidad del litio para tratar este tipo de trastornos, lo que podría haber supuesto su salvación.

9. Miguel Ángel Buonarroti

Museo del Bargello

Considerado uno de los grandes genios artísticos de todos los tiempos, Miguel Ángel fue brutalmente apaleado por un aprendiz hostigado por envidiosos enemigos. Sobrevivió pero su nariz quedó brutalmente desfigurada. El que fuera gran amante de la belleza sobre todas las cosas se veía incapaz de mostrar al mundo su horrible nariz, por lo que se recluyó en sí mismo. Mejoró gracias a la ayuda del poeta Poliziano, que entre otras cosas le leía las obras de Dante.

10. Theodore Roosevelt

Getty Images

Aunque sacó a su país de la Gran Depresión, el que fuera elegido presidente de su país cuatro veces manifestaba síntomas que según los estudios históricos indican bipolaridad. “Esto le proporcionaba su peculiar energía en algunos momentos”, explica Nathan Miller, responsable del libro biográfico “Roosevelt: A Life”. Al parecer, el mandatario que impuso con Stalin un orden mundial bipolar, con el poder repartido entre Estados Unidos y la Unión Soviética, heredó esta dolencia de su padre.

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Depresión
  4. Historias reales
  5. Diez personajes históricos que sufrieron de depresión

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.